martes, 28 de febrero de 2012

Hidrografía de Centroamérica

Al S del istmo de Tehuantepec pasamos de América del Norte a América Central. Se trata de un subcontinente con climas húmedos (excepto la península de Yucatán), lo que ayuda a imaginar la presencia de cuencas pequeñas y ríos cortos (por una cuestión obvia, la poca superficie en relación a las partes Norte y Sur del continente) pero con caudales más que respetables. Por eso mismo, casi toda Centroamérica -excepto las altas cumbres, las zonas transformadas por la agricultura y ganadería, y Yucatán- tienen biomas selváticos.

La zona SO y S de México cuenta con los ríos más caudalosos de dicho país: el Usumacinta, que es parte del límite con Guatemala (primera foto) y el Grande de Chiapas (segunda foto). Ambos desembocan en zonas muy cercanas, en el estado de Tabasco, golfo de México.

Yucatán, la península del SE mexicano donde renació la civilización maya-tolteca entre los siglos XI y XVI, es un caso especial. Se trata de una región de clima semidesértico pero con abundantes fuentes de agua subterránea, extraíble de pozos naturales llamados cenotes. Las ciudades mayas ofrecían sacrificios humanos a sus dioses en estos cenotes, para garantizar la permanencia de dichas fuentes de agua. Ahora son un atractivo turístico.

Las otras cuencas destacables de Centroamérica se hallan en Nicaragua. Por un lado la del río Coco, en el límite con Honduras; y en especial la del río San Juan (límite con Costa Rica), emisario de los lagos Nicaragua y Managua.
El río Coco recorre unos 750 km a través de las selvas tropicales, entre Honduras y Nicaragua, hasta desembocar en el Caribe. Esa era la famosa Costa Mosquito de la época colonial. En la década del '80 fue la zona preferida para sus acciones terroristas por los contrarrevolucionarios llamados Contras, sostenidos financieramente por los EEUU, y con dirección militar de la CIA y represores fugados de Argentina luego del final de la dictadura militar.

El lago Xolotlan (o Managua) tiene unos 1.050 km2 -cinco veces el tamaño de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o la mitad del tamaño de la ciudad sumada al Gran Buenos Aires-. La ciudad de Managua, capital de Nicaragua, se halla construida a sus orillas. Detalle infaltable, las cordilleras volcánicas centroamericanas.
Este lago vierte sus aguas al río Tipitapa, de 35 km de longitud, y que desemboca, a su vez, al segundo lago más extenso de América Latina (sólo superado por el Maracaibo, en Venezuela): el lago de Nicaragua, de unos 8.650 km2. También se halla rodeado de volcanes, incluso presentes en sus tres mayores islas. La particularidad que lo destaca es que se trata del único lago de agua dulce en el mundo al que se adaptaron los tiburones.


Estos peces llegaron desde el Caribe a través de su emisario, el río San Juan, que avanza unos 250 km hasta su desembocadura en dicho mar. Gran parte del mismo es utilizado como límite internacional entre Nicaragua y Costa Rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada